Archive for the 'Buenos hábitos' Category

Toma descansos breves periódicamente

Hace mucho tiempo descubrí que es mucho más efectivo tomar breves descansos cada cierto tiempo que darte el atracón un mes y tener que esperar 11 meses para volver a descansar.

Normalmente nunca tomo más de una semana seguida de vacaciones, más bien 2-3 días, que unidos a un fin de semana se convierten en unos maravillosos 4-5 días de descanso. Siempre aprovecho esas pausas para desconectar totalmente de las rutinas y las obligaciones. La idea es alejarme todo lo que pueda de la cotidianidad, no sólo físicamente sino mentalmente. Tomar perspectiva para drenar las pequeñas cantidades de estrés que siempre quedan a pesar de los buenos hábitos 😉 , recargar las pilas, revisar mis objetivos y afrontar nuevos proyectos.

No tiene por qué ser un retiro espiritual (aunque a veces también es bueno). Es suficiente con hacer algo totalmente fuera de lo normal, como irte a conocer otra ciudad, irte a la playa, visitar a unos amigos o lo que sea que te apetezca hacer. Lo importante es que aproveches el tiempo para descansar y tomar perspectiva.

Bueno, pues eso es precisamente lo que voy a hacer a partir de hoy. Inicio uno de esos micro-descansos, por lo que estaré desconectado de mi vida normal hasta el próximo miércoles. Así que no te asustes si no ves ningún post o no respondo ningún comentario durante estos días. Te dejo en compañía de los 30 artículos que ya forman IQ vital en su casi primer mes de vida. Aprovecha para releer lo que más te haya interesado y, por qué no, dejar algún comentario 🙂

Nos vemos en unos días, más frescos, con renovadas técnicas y nuevos hábitos que nos hagan la vida más agradable. Pórtate bien, y ¡hasta el miércoles!

Haz ejercicio regularmente

Después de mucho tiempo sin hacer ejercicio regularmente, la próxima semana voy a retomar el hábito nuevamente (informaré de mi progreso durante los próximos días). Tratando de organizar la nueva rutina me he dado cuenta de la cantidad de errores que había comentido en otras ocasiones. Ello me inspiró para escribir este artículo.

No creo que sea necesario enfatizar por qué es bueno hacer ejercicio. Y no me refiero a correr 10 kilómetros todos los días. Basta con hacer 30 minutos de ejercicio, tres veces a la semana, para notar los efectos. Sólo hay un pequeño problema: para la gran mayoría de la gente este es un hábito muy difícil de desarrollar. Veamos por qué, y qué puedes hacer para superar los obstáculos.

Seguir leyendo ‘Haz ejercicio regularmente’

Revisa tu sistema GTD adecuadamente

Uno de los puntos críticos a la hora de implementar GTD es recopilar todo, absolutamente TODO. Si dejas algo fuera del sistema nunca llegarás a estar realmente relajado, tendrás que seguir recordando cosas, y finalmente dejarás de confiar en el sistema y lo abandonarás.

Pero una recopilación perfecta no es suficiente. Si has intentado aplicar GTD alguna vez, te habrás dado cuenta de que todo el sistema tiende a degradarse muy rápidamente. Enseguida aparecen siguientes acciones que ya has completado hace días, citas desactualizadas, etc. Si la información que aparece en tu sistema no es confiable, de nuevo tendrás la tentación de abandonarlo.

La clave para trabajar con GTD de manera relajada es realizar la revisión del sistema de una manera adecuada y consistente. A continuación te propongo un sencillo método para mantener tu sistema GTD confiable y bajo control.

Seguir leyendo ‘Revisa tu sistema GTD adecuadamente’

Mantén siempre limpio tu correo electrónico

Uno de los principios de GTD es recopilar y procesar todos las cosas pendientes con la suficiente regularidad, generalmente una vez al día, o incluso más, según los casos. El correo electrónico es una herramienta genial porque te permite recopilar cosas automáticamente, pero si no realizas un buen procesamiento del mismo pronto se convierte en un sistema inmanejable y que opera en contra de tu productividad.

Es posible que tengas acumulados cientos, o hasta miles de correos en tu bandeja de entrada, muchos de ellos desde hace meses o años, otros sin leer y que no leerás nunca, pero que conservas por si acaso. Esta situación genera sensación de descontrol y, por ende, estrés. La única solución realmente efectiva que conozco es dejar la bandeja de correo vacía cada vez que te pongas a procesarla.

A continuación te propongo algunos trucos que puedes utilizar a la hora de procesar tu correo electrónico, consiguiendo una experiencia placentera y libre de estrés.

Seguir leyendo ‘Mantén siempre limpio tu correo electrónico’

Levántate temprano todos los días

Hace poco hablaba de las diferentes formas que tenemos de generar tiempo para las cosas importantes. Sin duda, una de las mejores es desarrollar el hábito de levantarse temprano todos los días. Levantarte tan sólo una hora antes cada día te dará 7 horas extras a la semana, o lo que es lo mismo, 30 horas al mes. ¡Imagina lo que puedes hacer con todo ese tiempo recién creado!

Ya no hay excusas para aprender un idioma, hacer ejercicio, leer, tocar un instrumento de música, preparar la comida (sana) que te llevarás a la oficina, o lo que tu quieras o decidas que es importante para tí.

Sin embargo, desarrollar el hábito de levantarse temprano no es fácil. A continuación repasaré algunas de las cosas que puedes hacer para ayudarte hasta que el hábito forme parte de tu esencia vital:

Seguir leyendo ‘Levántate temprano todos los días’