Haz ejercicio regularmente

Después de mucho tiempo sin hacer ejercicio regularmente, la próxima semana voy a retomar el hábito nuevamente (informaré de mi progreso durante los próximos días). Tratando de organizar la nueva rutina me he dado cuenta de la cantidad de errores que había comentido en otras ocasiones. Ello me inspiró para escribir este artículo.

No creo que sea necesario enfatizar por qué es bueno hacer ejercicio. Y no me refiero a correr 10 kilómetros todos los días. Basta con hacer 30 minutos de ejercicio, tres veces a la semana, para notar los efectos. Sólo hay un pequeño problema: para la gran mayoría de la gente este es un hábito muy difícil de desarrollar. Veamos por qué, y qué puedes hacer para superar los obstáculos.

Se te hace difícil porque…

  • No estás suficientemente motivado. Realmente no eres consciente de los beneficios que te puede aportar el hacer ejercicio regularmente. Lo haces porque otros te dicen que lo hagas, o porque está de moda, no porque realmente estás convencido de ello. Levantarte a las 6 AM para salir a correr al parque suena a demasiado esfuerzo, así que terminan dejándolo para cuando tengas más tiempo (es decir, nunca).
  • Empiezas demasiado fuerte. También puede suceder lo contrario. Estás hiper-motivado, quieres correr 5 kilómetros en media hora. O quieres correr 1 hora todos los días. Debido al sobre-entrenamiento viene el cansancio físico, te das cuenta de que no puedes mantener el ritmo y terminas abandonando el intento.
  • Intentas demasiados cambios al mismo tiempo. Además de hacer ejercicio todos los días estás dejando de fumar, tratando de comer saludablemente y reduciendo la dosis de café diario. No puedes atender tantos frentes simultaneamente. La ansiendad que te genera la falta de tabaco o de café afecta a los demás cambios de hábitos. Piensas que no tienes fuerza de voluntad para cambiar tu estilo de vida y, finalmente, abandonas.

Para desarrollar el hábito de hacer ejercicio…

  • Encuentra una buena razón para empezar. Como ya he explicado en un artículo anterior, para adquirir un nuevo hábito debes estar convencido de que quieres realizar el cambio. A veces no se trata tanto de encontrar una razón, sino de que estás dejando de satisfacer alguna necesidad. Por ejemplo, si te tienes que levantar pronto probablemente estarás sacrificando horas de sueño; en ese caso, procura irte a dormir temprano para despertarte completamente despejado y dispuesto a rendir.
  • Fija objetivos sencillos. Fíjate un primer objetivo sencillo, verdaderamente sencillo. Por ejemplo, correr sólo 5 minutos diarios durante una semana. Una vez alcanzado el primer objetivo, auméntalo progresivamente cada semana. La idea es que tu cuerpo se vaya acostumbrando sin esfuerzo. Yo, cuando empiezo a correr después de una buena temporada, los primeros días no corro, sólo camino a buen ritmo durante 40 minutos, algo que me resulta bastante sencillo. Luego empiezo a correr tramos cortos cada día (el resto del circuito sigo caminando), y cada semana voy aumentando el tiempo de carrera, hasta que termino corriendo el circuito completo (5 kilómetros) sin problemas.
  • Fija objetivos fácilmente medibles. Es importante que fijes objetivos medibles para saber si lo estás consiguiendo. Ya sea tiempo o distancia a alcanzar, escríbelo y revisa los resultados. Si no lo consigues, puede que el objetivo no sea tan sencillo ni tan alcanzable. No seas ambicioso. Redúcelo y vuelve a intentarlo.
  • Haz placentera la experiencia. Si te aburre correr, haz algún deporte que te guste. Si no tienes otra opción, busca la forma de que la experiencia sea agradable. Por ejemplo, si tienes un reproductor de MP3, puedes ir escuchando tu música favorita, y si además tiene receptor de radio, también puedes ser el primero en enterarte de la actualidad del día. Puedes ir oyendo los podcasts que siempre habías querido oir y que nunca tienes tiempo. O grabaciones en inglés. O audio-libros… Las opciones son muchas. Además de entretenida, la experiencia puede llegar a ser productiva.
  • Motívate a lo largo del camino. Mientras desarrollas el hábito, registra tus avances por escrito, comprométete públicamente (con tu familia, en tu blog, con tus amigos), prémiate con cada logro conseguido. Todo vale para mantener la motivación alta.

¿Haces ejercicio regularmente? ¿Cómo conseguiste desarrollar el hábito? Cuéntanos dejando un comentario.

Anuncios

2 Responses to “Haz ejercicio regularmente”


  1. 1 Jose Miguel Bolivar noviembre 8, 2008 en 8:03 am

    Me gusta salir en bici de montaña. El problema es que la climatología rompe el ritmo, sobre todo en invierno, y entonces cuesta retomarlo.

    De todos modos intento mantener una cierta regularidad a lo largo del año a pesar de que hay épocas donde no lo consigo.

    Como bien dices, es importante disfrutar con lo que haces. He intentado correr pero me aburre y lo abandono pronto. Al menos la bici me encanta y eso hace todo más fácil.

    JM

  2. 2 Jero Sánchez noviembre 10, 2008 en 6:20 am

    @JM: Espero conseguir yo también esa regularidad. Hoy empiezo (aquí son las 6:20 AM, y estoy a punto de salir al parque a correr). Ya te contaré estos días cómo me va 😉

    Muchas gracias por aportar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: