Utiliza las tarjetas de crédito en tu beneficio



Con miles de personas endeudadas hasta las pestañas por culpa de las tarjetas de crédito, hablar de cómo beneficiarse de ellas pueden sonar a una mala broma. Si uno no sabe cómo usarlas, las tarjetas de crédito pueden llegar a ser muy peligrosas. Sin embargo, constituyen una herramientas invaluable para obtener crédito a corto plazo sin intereses y para construirse un buen historial crediticio.

Voy a contarte 6 cosas que puedes hacer para evitar caer en la trampa de las tarjetas de crédito, y lejos de endeudarte, utilizarlas en tu propio beneficio:

1. Ten sólo una tarjeta de crédito

Cuando tienes más de una tarjeta de crédito, es muy tentador empezar a utilizarlas todas según vas agotando el límite de las demás. Debes seleccionar aquella que te ofrece mejores condiciones en términos de cuotas anuales, intereses y programa de gratificación o puntos. Deshazte del resto de las tarjetas inmediatamente.

Con ello reducirás el monto total que pagas en cuotas anuales y podrás controlar tus gastos y pagos mucho más fácilmente, al tener que controlar un único estado de cuenta.

Según vayas construyendo un buen historial de pagos te será más fácil conseguir ampliaciones de tu límite de crédito, si es que lo necesitas.

2. Compra sólo lo que puedas pagar a la fecha de corte

Mucha expertos dicen que siempre debes pagar un poco más del mínimo para reducir los intereses. Yo digo que debes pagar el total del saldo dispuesto cada mes. Así, no sólo no pagarás nada de intereses, sino que el siguiente mes dispondrás de todos el crédito de nuevo para el caso que llegue una verdadera emergencia.

Infórmate de cuándo es la fecha de corte de tu tarjeta, calcula cuánto dinero tendrás disponible para pagar el saldo, y compra sólo lo que puedas pagar.

En mi caso particular, tengo dada la orden de que carguen automáticamente el total del saldo en mi cuenta bancaria todos los meses. Ello me ayuda a ser más disciplinado a la hora de realizar mis compras, y me da la ventaja adicional de que me evita olvidos y despistes al hacer los pagos, que me pueden costar una buena cantidad de dinero en intereses.

Si no quieres automatizar tus pagos, al menos diseña un calendario de cortes y fechas límite de pago, y revísalo continuamente para no incurrir en cargos financieros innecesarios.

3. Paga tus gastos corrientes con la tarjeta de crédito

Si pagas el supermercado, el recibo de la luz, la gasolina y todos los gastos corrientes que puedas con tu tarjeta de crédito, podrás llevar un mejor control de tus gastos (ya que quedan registrados). Además, al aumentar el uso de tu tarjeta de crédito conseguirás más puntos de tu programa de recompensas y mejorarás tu historial crediticio.

Esta técnica requiere que seas disciplinado. Al pagar con tu tarjeta de crédito cosas que normalmente pagabas en efectivo tendrás una falsa sensación de liquidez. Recuerda que sólo estás posponiendo el pago, no aumentando tus ingresos. Por tanto, deja de sacar dinero del cajero automático para cosas que ya no tendrás que pagar en efectivo. ¡Bienvenido al mundo del dinero electrónico!

4. Utiliza tus puntos para pagar menos

¿Realmente necesitas una nueva tostadora de pan, o una lamparita para el ropero? Se inteligente. Si tu tarjeta de crédito te lo permite, utiliza los puntos conseguidos para pagar saldos o cuotas anuales. Y si no te lo permite, busca una que sí te lo permita. Los puntos se convierten en dinero real si los manejas de esta forma.

Yo llevo el control, no sólo del crédito utilizado, sino de los puntos generados. Cuando tengo suficientes, los aplico directamente al saldo que tengo que pagar ese mes, por lo que no sólo no pago intereses, sino que pago menos. También “ahorro” puntos para pagar la cuota anual de mi tarjeta, por lo que tener tarjeta de crédito me sale gratis.

5. No saques dinero del cajero con tu tarjeta de crédito

Nunca, repito, NUNCA utilices tu tarjeta de crédito para disponer de efectivo. Las comisiones por sacar dinero de los cajeros automáticos con tu tarjeta de crédito son muy altas. Organízate y trata de pagar todo lo que puedas con tu tarjeta de crédito directamente en los establecimientos, en lugar de sacar dinero y pagar en efectivo. Hoy en día aceptan tarjeta de crédito en casi todos los lugares.

Para los gastos que debas realizar obligatoriamente en efectivo, procura mantener siempre un pequeño fondo de seguridad en tu cuenta, y utiliza tu tarjeta de débito para sacar dinero de los cajeros. No regales tu dinero por falta de organización.

6. Utiliza el crédito sólo cuando no tengas más remedio

Por último, utiliza el crédito sólo cuando no haya otro recurso, siempre que se trate de compras pequeñas, realmente necesarias, y que tengas las seguridad de que podrás saldar tu cuenta en un plazo de tiempo razonable, preferiblemente en el siguiente mes.

Cuando se trate de una compra grande, o si no vas a tener liquidez suficiente para pagar el saldo rápidamente, es mucho mejor que trates de conseguir un crédito personal o al consumo. El tiempo que dediques a realizar esta gestión se verás más que recompensado. Te ahorrará muchísimo dinero en intereses y dormirás más tranquilo por las noches.

¿Has utilizado algunas de estas técnicas? ¿Qué otras formas conoces de mantener bajo control tu tarjeta de crédito? Comparte tus consejos con nosotros dejando un comentario.

Anuncios

3 Responses to “Utiliza las tarjetas de crédito en tu beneficio”


  1. 1 Tarjeta Credito Online noviembre 12, 2008 en 4:31 am

    Cuando vamos a solicitar una tarjeta de crédito debemos ser conscientes del uso que le vamos a dar a la misma. Si vamos a abonar los saldos pendientes al final de cada ciclo de facturación, optemos por una tarjeta de crédito gratis, que no nos cargue una comisión anual y que incluya en su programa de puntos descuentos para aquellos artículos que forman parte de nuestros hábitos de consumo. Si por el contrario vamos a financiarnos con la tarjeta de crédito, debemos ser conscientes que pagaremos intereses, en estos casos optar por la tarjeta que aplique un tipo más bajo.

    Otra forma de ahorro es realizar una transferencia de balance de una tarjeta de crédito a otra en la que los intereses sean inferiores y anular la tarjeta antigua. Atención los intereses serán inferiores solo durante un período, pueden ser 6 meses o un año, si en ese período eres capaz de saldar tu deuda recomendamos este instrumento. En caso contrario no es recomendable pues probablemente los intereses transcurridos ese plazo sean superiores a los originales.

  2. 2 man noviembre 12, 2008 en 8:11 pm

    Elimine varias y solo me quede con una, me costo pero al final es lo mejor ya que no soy muy ordenado en el uso de estas.

    saludos

  3. 3 Jero Sánchez noviembre 12, 2008 en 9:14 pm

    @man:

    ¡Enhorabuena! La verdad es que ese es el caballo de batalla de muchos. Tú ya has dado el primer paso para conseguir controlar tus deudas 😉

    Gracias por pasar por aquí y compartir tu caso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: