Levántate temprano todos los días

Hace poco hablaba de las diferentes formas que tenemos de generar tiempo para las cosas importantes. Sin duda, una de las mejores es desarrollar el hábito de levantarse temprano todos los días. Levantarte tan sólo una hora antes cada día te dará 7 horas extras a la semana, o lo que es lo mismo, 30 horas al mes. ¡Imagina lo que puedes hacer con todo ese tiempo recién creado!

Ya no hay excusas para aprender un idioma, hacer ejercicio, leer, tocar un instrumento de música, preparar la comida (sana) que te llevarás a la oficina, o lo que tu quieras o decidas que es importante para tí.

Sin embargo, desarrollar el hábito de levantarse temprano no es fácil. A continuación repasaré algunas de las cosas que puedes hacer para ayudarte hasta que el hábito forme parte de tu esencia vital:

No te lo pienses. En cuanto suene el despertador, ponte en pie. Si te lo piensas más de 5 segundos es probable que tu alter ego te convenza de que es mejor cerrar los ojos otro ratito. Levantarte tiene que ser un acto automático, no razonado, o estarás perdido.

Sal de la habitación inmediatamente. La mejor forma de empezar es rompiendo inmediatamente todo vínculo con el entorno nocturno. Yo, por ejemplo, lo primero que hago es ir al baño. Ponerme de pie, caminar y encender la luz del baño es todo lo que necesito para recobrar consciencia del nuevo día. Generalmente, después de eso ya no siento ganas de volver a la cama.

Haz algo que te motive mucho. Si te cuesta mucho trabajo hacer las dos cosas anteriores, procura reforzar el hábito haciendo en primer lugar algo que te guste mucho, que te apasione, especialmente durante los primeros días, que suelen ser los peores. Cuando vas a hacer un viaje que llevas mucho tiempo deseando no te importa levantarte a las 4 AM para ir al aeropuerto, ¿verdad? Aplica el mismo principio. Yo me levanto para escribir algún artículo de IQ vital, o para “poner” alguna pieza de piano que me resulta especialmente atractiva. Cualquiera de esas cosas me apasionan.

Aprovecha el tiempo. De nada sirve levantarte 1 hora antes si no la aprovechas para hacer las cosas que son importantes para tí, ya sea que te apasionen (especialmente al principio), o simplemente que debes hacer y que sabes que te ayudarán a avanzar por el camino que te has trazado, como por ejemplo planear el trabajo del día. Si estás haciendo el esfuerzo de crearte este hábito, que sea para algo útil, no para sentarte a ver TV o perder el tiempo en Internet.

Sé regular al acostarte y levantarte. He comprobado que yo funciono muy bien cuando me voy a dormir y me despierto más o menos a la mismas horas, independientemente de cuánto duermo. Cuando estudiaba en la Universidad sólo dormía 6 horas diarias y me encontraba perfectamente bien. Después me acostumbré a dormir 8 horas. Ahora, de nuevo, estoy tratrando de dormir menos horas, sin llegar a afectar mi rendimiento y capacidad de concentración durante el día.

Una vez empiezo a acostarme y levantarme a las mismas horas durante varios días seguidos, mi cuerpo se acostumbra, hasta el punto de que me “pide cama” a la misma hora y se despierta automáticamente sin necesidad de alarmas. Es posible que tú también hayas experimentado algo similar. Trata de sacar provecho de ello y te resultará mucho más fácil adquirir este hábito.

No hagas cambios drásticos. Si tu objetivo es llegar a levantarte 2 horas antes, no lo intentes de una sola vez. Es mejor que vayas robándole tiempo a la noche poco a poco, por ejemplo, 30 minutos cada 5-7 días, hasta llegar a tu objetivo. Experimenta para ver cuánto tiempo y cada cuántos días puedes retrasar el despartador, sin causar demasiados trastornos en tu bioritmo.

Experimenta con las horas de sueño. Se suele decir que 8 horas es el número de horas de sueño ideal, pero eso no es cierto. Está comprobado que cada persona tiene un rango de horas de sueño con los que se puede sentir cómodo. Por ejemplo, yo puedo dormir hasta 6 horas sin verme afectado durante el día.

Experimenta para averiguar cuál es tu límite y trata de alcanzarlo. Recuerda que a menos tiempo de sueño innecesario, más tiempo para hacer las cosas que son importantes para tí.

Aprovecha el cambio de horario. Utiliza el paso al horario de invierno en tu favor. En muchos países (incluidos España y México, donde vivo actualmente) se suele retrasar el reloj un hora a finales octubre. Ello te permite levantarte una hora antes sin ningún esfuerzo. Simplemente tienes que atrasar una hora el reloj… y también la alarma del despertador. Tu cuerpo ni se enterará del cambio.

¿Has intentado alguno de estos trucos para convertirte en una persona madrugadora? ¿Conoces otros trucos que te han funcionado? Explícanos en un comentario.

Anuncios

2 Responses to “Levántate temprano todos los días”


  1. 1 juanka octubre 29, 2008 en 9:26 am

    ES tan dificil salir del estancamiento, pero estoy tratando de salir de la tv, el no hacer nada ect…
    Sigo intentando y la TV me sigueganando….

    un abrazo

    jc

  2. 2 Jero Sánchez octubre 29, 2008 en 10:02 am

    Todos hemos pasado por eso. Pero créeme, las recompensas son tan grandes que vale la pena. Si de verdad estás dispuesto, te recomiendo que empieces encontrando algo que te apasione hacer. La pasión por las cosas mueve montañas, incluso hace que te olvides de la TV 😉

    Gracias por comentar juanka.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: