Toma descansos breves periódicamente

Hace mucho tiempo descubrí que es mucho más efectivo tomar breves descansos cada cierto tiempo que darte el atracón un mes y tener que esperar 11 meses para volver a descansar.

Normalmente nunca tomo más de una semana seguida de vacaciones, más bien 2-3 días, que unidos a un fin de semana se convierten en unos maravillosos 4-5 días de descanso. Siempre aprovecho esas pausas para desconectar totalmente de las rutinas y las obligaciones. La idea es alejarme todo lo que pueda de la cotidianidad, no sólo físicamente sino mentalmente. Tomar perspectiva para drenar las pequeñas cantidades de estrés que siempre quedan a pesar de los buenos hábitos😉 , recargar las pilas, revisar mis objetivos y afrontar nuevos proyectos.

No tiene por qué ser un retiro espiritual (aunque a veces también es bueno). Es suficiente con hacer algo totalmente fuera de lo normal, como irte a conocer otra ciudad, irte a la playa, visitar a unos amigos o lo que sea que te apetezca hacer. Lo importante es que aproveches el tiempo para descansar y tomar perspectiva.

Bueno, pues eso es precisamente lo que voy a hacer a partir de hoy. Inicio uno de esos micro-descansos, por lo que estaré desconectado de mi vida normal hasta el próximo miércoles. Así que no te asustes si no ves ningún post o no respondo ningún comentario durante estos días. Te dejo en compañía de los 30 artículos que ya forman IQ vital en su casi primer mes de vida. Aprovecha para releer lo que más te haya interesado y, por qué no, dejar algún comentario🙂

Nos vemos en unos días, más frescos, con renovadas técnicas y nuevos hábitos que nos hagan la vida más agradable. Pórtate bien, y ¡hasta el miércoles!

Aprende a leer rápido

Una gran parte de nuestro tiempo productivo lo pasamos leyendo todo tipo de material escrito: informes, libros técnicos, blogs, periódicos, revistas, etc. También nos gustaría pasar más tiempo leyendo por puro ocio, para aprender o simplemente para conocer un poco mejor los grandes clásicos. El problema es que no es fácil sacar tiempo para todo eso.

La mayoría de la gente culta lee, en promedio, a una velocidad de entre 200 y 300 palabras por minuto (ppm). Aunque eso te parezca suficiente, los expertos dicen que cualquier persona pueden doblar su velocidad de lectura en muy poco tiempo con los ejercicios adecuados, y con la práctica llegar a velocidades superiores a 1.000 ppm. ¿Sorprendido? ¡Imagina lo que sería aumentar tu productividad entre un 300% y un 500% cuando lees! No más excusas para no leer buena literatura y todos los blogs que te gustan.

Seguir leyendo ‘Aprende a leer rápido’

Reduce el número de tus ‘gadgets’

Ayer completé un proceso de reducción de aparatos y dispositivos personales. Hace tiempo me di cuenta de que era ridículo andar transportando una ingente cantidad de aparatos a todos sitios. Cada vez que llegaba a la oficina empezaba a sacar cosas de los bolsillos, chaqueta, mochila, … de todos lados. Muchas veces solo llegaba a utilizar 2 o 3 de ellos en todo el día, y cuando me iba a casa, de nuevo a guardar todo en su lugar.

Estoy seguro de que esto mismo le pasa a muchas personas. Todo sería mucho más sencillo (y esto seguro que más barato), si hiciéramos un poco de análisis y planificación, y redujéramos el número de nuestros equipos personales. A continuación te cuento lo que hice.

Seguir leyendo ‘Reduce el número de tus ‘gadgets’’

Vive frugalmente

Acaban de despedir a un compañero del trabajo, y eso hizo que me preguntara si la gente, en general, está preparada para afrontar una situación como esta. Nadie puede evitar que lo despidan (lamentablemente, los despidos son algo que ya forman parte de nuestra vida cotidiana), pero lo que sí podemos evitar es que nos sorprenda en una mala situación.

Yo pasé por una experiencia similar hace años, y aunque afortunadamente estuve desempleado menos de 2 meses, puedo decir por experiencia propia que llevar una vida frugal ayuda mucho. Su beneficio es doble: ademas de permitirte ahorrar cuando estás ganando dinero, necesitarás menos dinero para cubrir tus necesidades cuando te quedes sin ingresos.

Hay muchas formas de vivir frugalmente que no necesariamente implican renunciar a comodidades. Simplemente se trata de cambiar algunos hábitos y eliminar de tu vida todo aquello que realmente no necesitas. A continuación te cuento algunas cosas que puedes hacer para vivir frugalmente.

Seguir leyendo ‘Vive frugalmente’

La economía del fraude inocente, de Galbraith

Leo en Guía de Gerencia (Pedro Robledo), un muy interesante artículo que resume los puntos más importantes del libro “La economía del fraude inocente”, del economista estadounidense John Kenneth Galbraith. Una de los mejores hábitos que he desarrollado a lo largo de los años es el de la crítica, como vehículo de crecimiento personal. Por eso, después de leer detenidamente el artículo de Pedro, y valiéndome de mi sentido crítico, decidí hacer un poco de abogado del diablo.

Me parece que el discurso de Galbraith, de alguna forma, comete exactamente el mismo pecado que denuncia: trata de manipular al lector contando un montón de obviedades, y en muchos casos, cayendo en la demagogia. Imagino que fue fruto de su avanzada edad, de saberse de vuelta de todo, de pensar, bienintencionadamente, que debía abrir los ojos a un público ignorante. Pero eso no lo exime de su responsabilidad. En mi opinión, argumentos como los de Galbraith son muy dañinos, porque soliviantan a una sociedad que continuamente está buscando la forma de eludir su propia responsabilidad de lo que sucede en el mundo.

Iba a dejar mi comentario en el blog de Pedro, pero dada su extensión, preferí escribir este artículo y dejarle un pingback. Esta es mi opinión, a veces un poco sarcástica, lo reconozco, sobre la mayor parte de las ideas de Galbraith que expone fantásticamente Pedro en su artículo. Allá voy, con todos mis respetos al profesor Galbraith (Q.E.P.D.).

Seguir leyendo ‘La economía del fraude inocente, de Galbraith’

Haz ejercicio regularmente

Después de mucho tiempo sin hacer ejercicio regularmente, la próxima semana voy a retomar el hábito nuevamente (informaré de mi progreso durante los próximos días). Tratando de organizar la nueva rutina me he dado cuenta de la cantidad de errores que había comentido en otras ocasiones. Ello me inspiró para escribir este artículo.

No creo que sea necesario enfatizar por qué es bueno hacer ejercicio. Y no me refiero a correr 10 kilómetros todos los días. Basta con hacer 30 minutos de ejercicio, tres veces a la semana, para notar los efectos. Sólo hay un pequeño problema: para la gran mayoría de la gente este es un hábito muy difícil de desarrollar. Veamos por qué, y qué puedes hacer para superar los obstáculos.

Seguir leyendo ‘Haz ejercicio regularmente’

Revisa tu sistema GTD adecuadamente

Uno de los puntos críticos a la hora de implementar GTD es recopilar todo, absolutamente TODO. Si dejas algo fuera del sistema nunca llegarás a estar realmente relajado, tendrás que seguir recordando cosas, y finalmente dejarás de confiar en el sistema y lo abandonarás.

Pero una recopilación perfecta no es suficiente. Si has intentado aplicar GTD alguna vez, te habrás dado cuenta de que todo el sistema tiende a degradarse muy rápidamente. Enseguida aparecen siguientes acciones que ya has completado hace días, citas desactualizadas, etc. Si la información que aparece en tu sistema no es confiable, de nuevo tendrás la tentación de abandonarlo.

La clave para trabajar con GTD de manera relajada es realizar la revisión del sistema de una manera adecuada y consistente. A continuación te propongo un sencillo método para mantener tu sistema GTD confiable y bajo control.

Seguir leyendo ‘Revisa tu sistema GTD adecuadamente’